• Convertirse no es ser otra cosa. Invitado: Mary Paz Albarrán
    06/06/2019

    ¿Qué me detiene? ¿Qué tengo que soltar? ¿Qué me permite ser yo? ¿Cuál es mi vocación? ¿Cómo le doy un nuevo sentido a mi vida? Convertirse no tiene que ser necesariamente doloroso, ni mucho menos algo que apague nuestra personalidad. Podemos convertirnos en seres mucho mejores de lo que venimos siendo, es parte del objetivo al transitar por este mundo. No se trata de dejar de ser TÚ. Metanoia - Fin, a dónde quieres llegar y lo que está más allá, junto con lo que trasciende. Convertirse es decidir, es atreverse a decir, sÍ a todo mi Ser. No hay ansiedad por el futuro, ni depresión por el pasado, cuando se vive el presente. Si "Sueltas" tus redes" (lo que nos ata) llegarás a cumplir tu misión encontrando tu camino. Al descubrir cual es mi vocación. Teniendo un porqué y un para qué, siendo dueño de nuestro tiempo, al tener una vida convertida. Hacer silencio es hacer oración. Atrevámonos a Orar a Dios y espiritualizar nuestro ser. Podemos optar por convertirnos y creer. Cuando yo valgo más, aporto más a la sociedad, se puede lograr esto siendo uno mismo. ¿Quién soy yo? ¿Cómo quiero ser? Me la puedo creer de que soy capaz de que puedo ser mejor de lo que he venido siendo, no nos quedemos en donde estamos, visualicemos lo que queremos alcanzar y creámoslo, construyámoslo y sepamos que es posible alcanzarlo. Podemos dejar de llevarnos por nuestras emociones, dejar de quejarnos de todo y decidirnos a cambiar nuestros pensamientos y renovar nuestro ser, llenándonos de vitalidad, iluminando nuestros pasos, llenándonos de Dios.

  • Comentarios