Escúchanos
EN VIVO ahora

El maravilloso líquido que tu cuerpo necesita: EL AGUA

Esta de moda hablar de dietas, de los alimentos que hay que evitar, de lo que necesitamos en cuanto a nutrición, pero a veces se nos olvida este líquido vital que nos mantiene saludables. Es importante hacer conciencia de su consumo, ya que es el componente principal de los seres vivos; nos es posible vivir durante meses sin alimento, pero sin agua sólo sobreviviríamos algunos días.

 El cuerpo humano se compone de 75% de agua al nacer y 60% en la edad adulta y aproximadamente 60% de esta agua se localiza en el interior de las células (intracelular), el resto circula en la sangre y baña los tejidos. Gracias al agua de nuestro cuerpo se dan las reacciones que nos permiten estar vivos; las enzimas necesitan un medio acuoso para funcionar adecuadamente. 

El agua es el medio de comunicación de las células de nuestros órganos y gracias a ella, se transporta el  oxígeno y los nutrientes a nuestros tejidos; también es la encargada de retirar los residuos y productos de desecho del  metabolismo celular. Por la capacidad de evaporación del agua, nos es posible regular nuestra temperatura, ya que sudamos o la perdemos por las mucosas, cuando la temperatura exterior es muy elevada.

 

Dentro de las reacciones de combustión de los nutrientes llevadas a cabo en el interior de las células para obtener energía, se producen pequeñas cantidades de agua; esta formación de agua es mayor al oxidar las grasas, en comparación con los almidones (0.6 g por gramo de almidón).  

El consumo del agua en cantidades suficientes, es indispensable para el correcto funcionamiento de los procesos de asimilación y para la eliminación de residuos del metabolismo celular. Gracias al agua se absorben nutrientes como las vitaminas C y el complejo B y se eliminan muchos desechos que no requerimos.

Aproximadamente  3 litros de agua al día se necesitan como mínimo, de los cuales la mitad aproximadamente los obtenemos de los alimentos y la otra mitad la obtenemos bebiéndola, pero existen situaciones y etapas en las que requeriremos mayores cantidades de agua.

Tomar suficiente agua nos ayuda a disminuir el grado de acidez estomacal, al diluir los jugos gástricos y por consiguiente nos da una mejor digestión.

Como norma para mantenernos saludables, debemos tomar mucha agua entre comidas. Al levantarnos tomar 2 vasos de agua, para una mayor hidratación y limpieza de nuestro organismo. El resto del agua se debe tomar entre comidas, y muy poca durante los alimentos; es decir un vaso o 2 serán suficientes para una buena digestión, ya más que eso sería entorpecer el proceso digestivo.

Los alimentos como las frutas y verduras nos ayudan a hidratarnos, aunque no suplen el consumo mínimo de agua.

Si los niños adquieren el hábito de tomar agua desde temprana edad, será más fácil que no lo pierdan y que su salud se conserve, por el contrario si como adolescente o adulto queremos iniciar a consumir agua natural, se nos hará más difícil. 

Hay que recordar que la necesidad del cuerpo en cuanto a este recurso viene en segundo lugar después del  oxigeno, lo cual nos habla de lo indispensable que es y de cómo hay que generar en el ser humano el hábito de su consumo diario. 

Los adultos requieren de 55 a 65 % de Agua. Solo la perdida del 10% de este vital componente, implica riesgos significativos para la salud; el 20% puede significar la muerte. El agua también nos ayuda a regular los fluidos corporales  incluyendo sangre, jugos gástricos, orina y sudoración.

Una persona sedentaria requiere de por lo menos 6-8 vasos de agua diariamente, reponiendo lo que se pierde en sudoración, orina y  heces fecales y así se permite al metabolismo una eliminación adecuada de desechos.

Los deportistas y personas activas requieren aun más agua, ya que  la sed no es el mejor indicador para reconocer las necesidades de agua, así que se recomienda beber por lo menos el doble de lo que necesitaba para aliviar o calmar la sed.

El consumo del café y del té aumentan las necesidades de agua. Por cada taza de café hay que tomar un vaso de agua para no estar deshidratados.

En el caso de padecimientos específicos como los que de manera crónica ya tiene un fumador, habría que sugerir la ingestión de 3 litros de agua para usar el oxígeno del agua como medio alternativo para oxigenar los pulmones, donde seguramente hay deficiencias.

El agua ayuda a que entre mayor cantidad de oxígeno al torrente sanguíneo y por lo tanto a los pulmones y de ahí al cerebro.

Los niños dependiendo de su edad deben consumir cantidades alrededor de 4 vasos al día y esto va en aumento de acuerdo a su crecimiento y actividades físicas.

Como medidas de salud, hay que purificarla, hervirla, o comprarla en garrafones, de preferencia de aquellas que sean de manantial para conservar lo más natural posible este líquido  y que realmente “nos de vida”. 

Acordémonos que nada puede sustituir lo que el agua nos provee, por eso hay que tomarla! 

 

Contenido Exclusivo - Usuarios Registrados

Lo sentimos, este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Registrarte no cuesta, únicamente te pedimos algunos datos para poder ofrecerte un servicio más personalizado y darte acceso a muchos beneficios. Puedes aprender más al respecto aquí

Comentarios