Escucha lo mejor de
Excelencia Personal

Hábitos saludables para el regreso a clases

Se trata de ayudar a nuestros niños para que la transición al regreso a clases sea más llevadera, lo cual aplica después de vacaciones y para retomar rutinas y que sean en su beneficio, de manera que cuenten con las herramientas para crecer fuertes y sanos, así como aprender en clase.

1- Hacer un desayuno completo, balanceado y nutritivo. Está comprobado que los niños que no desayunan, no cuentan con el combustible necesario para funcionar, aprender, jugar, crecer y desarrollarse. Ademas, quienes no desayunan afectan su estado de ánimo, pueden mostrarse irritables, gruñones o fatigados. Para lograrlo, es importante planear, a veces el día anterior dejar parte del desayuno y levantarlos antes para que cuenten con tiempo para no atragantarse. Quizá al principio les cueste comer, pero después será una costumbre que ya incluso su organismo les pedirá, que la misma hora desayunen y con hambre.

Y el desayuno debe incluir proteínas de buena calidad y suficientes para su crecimiento y habilidades cognitivas.

Dentro de los hábitos favorecer que esté bien nutrido siguiendo una dieta balanceada que incluya:

 

  • Comer granos enteros, evitando todo lo procesado y refinado, los azúcares, químicos y colorantes que tanto les dañan
  • Dentro del plato del buen comer, la mitad  debe incluir las verduras y al día al menos 2 porciones mencionadas.
  • Elaborar comidas creativas, coloridas, que incluyan todos los grupos alimenticios.

 

2-Lograr que duerman suficientes horas. Es indispensable prever que los niños duerman lo necesario. Desgraciadamente la sirve estimulación ha hecho que los niños no duerman por pasársela viendo tele, jugando vídeo juegos, en aparatos electrónicos, tabletas o celulares, esto afecta su sistema nervioso debido a las luces que se emiten haciéndoles creer que deben mantenerse despiertos. Además de dañar sus ojos y sus habilidades visuales. Hay estudios que hablan de los efectos negativos de mantener aparatos electrónicos en el cuarto de dormir.

Parar lograr esta ardua tarea, ayuda el contar con una rutina establecida de horarios para cenar, el baño, hora de dormir, horarios para jugar, ver la tele y demás labores previas al acostarse, así como mantenerlos activos a lo largo del día.

 

  • Evitar saltarse comidas, ya que esto daña las habilidades para aprender y concentrase.
  • El lunch escolar debe ser planeado, completo y variado.
  • La planeación es fundamental para evitar la comida rápida, la comida chatarra y tentaciones.  Podemos cargar un refrigerio y tenerlo siempre  a la mano. 
  • Fomentar el hábito del deporte, la actividad física y el buen desempeño, esto evitará enfermedades como la diabetes y se favorece el desarrollo neutro motor, la sana convivencia y de paso, la tolerancia a la frustración.
  • Buscar espacio para el juego que es parte del desarrollo y crecimiento y es tan necesario como el deporte y el ejercicio.
  • Mantener hábitos de salud e higiene. Cuidar como lavamos los alimentos en casa y la propia higiene que van adquiriendo nuestros hijos, desde lavarse las manos como una costumbre bien establecida, Hasta el uso de  gel desinfectante  y otros hábitos como saber estornudar, toser, bañarse, lavarse los dientes. Dentro de los hábitos está incluido el tiempo dedicado a una tarea, que en algunas escuelas se incluye y es un parámetro útil para saber si van bien o requieren apoyo para realizarla.

Nelly Canseco

Ver publicaciones

Comentarios