Escucha lo mejor de
Excelencia Personal

Los trastornos de conducta y la alimentación


Es de notarse la preocupación de los padres ante este problema moderno que enfrentamos, me refiero al hecho de que se hagan diagnósticos a diestra y siniestra de niños clasificados con déficit de atención e hiperactividad. Hemos sabido de casos de escuelas en donde el requisito para aceptar a un niño es la administración del fármaco RITALIN. Y no es para quedarse de brazos cruzados, cuando hay consecuencias reales ante un mal diagnóstico y el uso de fármacos.
 

Es de notarse la preocupación de los padres ante este problema moderno que enfrentamos, me refiero al hecho de que se hagan diagnósticos a diestra y siniestra de niños clasificados con déficit de atención e hiperactividad.

 

Hemos sabido de casos de escuelas en donde el requisito para aceptar a un niño es la administración del fármaco RITALIN.

 

Y no es para quedarse de brazos cruzados, cuando hay consecuencias reales ante un mal diagnóstico y el uso de fármacos.

 

Es interesante conocer del tema, ya que intervienen muchos factores que deben estudiarse en relación a este problema, ya que los seres humanos vivimos en ambientes diversos y lo que nos sucede es multicausal, se ha convertido en una necesidad revisar la sensibilidad a los alimentos y a los aditivos comunes, así como deficiencias nutricionales en niños ya que esto puede afectar su salud en general, estabilidad emocional y de hecho, su bienestar.

 

Existen investigadores altamente reconocidos en el mundo, como es el caso de Laura Stevens, quien tiene especialidades en Dietética y Nutrición, y que se ha enfocado en los últimos años a estudiar el comportamiento, las alergias alimentarias y la dieta.

 

En uno de sus libros, menciona que gran cantidad de niños han sido diagnosticados con déficit de atención e hiperactividad en los E.U., donde se cree que hay más de 2 millones de niños con este trastorno.

 

Ella siendo especialista en bioquímica, habla de las alteraciones que pueden provocar ciertos alimentos, o el uso de fármacos.

 

Por ejemplo hay casos de niños que presentan migrañas por causas bioquímicas, como puede ser deficiencia en los ácidos grasos esenciales, así que el simple hecho de usar complementos de estas grasas indispensables para las células, especialmente para las neuronas, evita y alivia los dolores de cabeza, además de aumentar la capacidad de manejar el estrés de la vida cotidiana.

 

En los estudios de bioquímica que se realizan en la nutrición, se ven los procesos metabólicos y es muy distinto lo que sucede con los colorantes naturales en comparación con los artificiales; estudios indican que los artificiales generan muchos trastornos de conducta como la hiperactividad, además de problemas de salud.

 

Por lo tanto, basados en los postulados de Laura Stevens, brindamos lo siguientes consejo para quien tenga un niño diagnosticado como Hiperactivo.

 

1. MEJORAR la calidad nutrimental en la dieta de su hijo, no usar alimentos procesados, ni aquellos que en estén hechos a base de químicos.

 

2. Elegir con cuidado los endulzantes en su dieta, reconociendo que a muchos niños los altera el uso de azúcares refinados. Endulzar, cuando sea necesario, con mascabado, o fructosa.

 

3.- Detectar alergias ocultas en su alimentación. Casi el 75% de los niños son sensibles a uno o más colorantes. Simplemente el evitarlos mejora su salud y comportamiento en general. Se ha demostrado que el uso de refrescos o bebidas que suelen tomar los niños, debido a su alto contenido de colorantes artificiales, altera su conducta.

 

4.- Se recomienda el uso de Acidos grasos en la dieta cotidiana ya que el cuerpo humano no los produce y son fundamentales en el funcionamiento del sistema nervioso. Estos son conocidos como Omega 3 y Omega 6. Se pueden encontrar en alimentos como el Salmón, el trigo (su cáscara) el salvado de arroz, la soya, linaza, aceite de oliva, entre otros). Aunque la mejor manera de no tener deficiencias, es contar con complementos naturales que los contengan.

5.- Complementar la dieta con vitaminas y minerales. Esto siendo estudiado cuáles son los mejores para la edad y de proveniencia natural. Sabemos que no comemos la dosis diaria recomendada de 4 a 9 porciones distintas de frutas y verduras, así que no obtenemos en cantidades necesarias las dosis diarias recomendadas de nutrientes.

6.- Si el pequeño ha tenido infecciones frecuentes de oído y ha tomado muchos antibióticos, es probable que tenga una levadura llama Candida crecida y muy desarrollada en el intestino por lo que debe complementar con las bacterias adecuadas ubicadas en productos como los yogures y lactobacilos. Esto además de desparasitarse, y evitar los azúcares.

7.- Identificar Alergias que pueden estar ocultas ante sustancias inhaladas como el polvo, el polen, animales, pelos de mascota o caspa, y algunos químicos usados en casa,.

8.- Identificar sustancias químicas que puedan agravar la conducta. Humo de cigarro, derivados del petróleo, cloro y formaldehídos, estos pueden formar parte de las materias primas de juguetes, pinturas y artefactos de cocina que a veces usamos.

9.- Investigar envenenamiento gradual o mortal por Plomo y Aluminio. (por juguetes y objetos que lo puedan contener contengan)

10.- Revisar la capacidad de visión y percepción que tengan ya que de tener problemas en la vista, se afecta su aprendizaje concentración y conducta. Por supuesto que no pueden leer si no ven bien.

11.- Investigar si gateó, y después de descartar otros factores, quizá sea necesario que el niño gatee para obtener un buen desarrollo psicomotor. Hay estudios que revelan que los niños que no gatearon nunca puede generar problemas en su desarrollo.

12.- Por último Laura Stevens recomienda como método alternativo, la biorretroalimentación, que permite a los niños mejorar su funcionamiento neurológico, sin las consecuencias de las drogas o medicamentos usados para estos trastornos.

Con la desventaja de que no es muy accesible ni fácil de encontrar.

Además de todo lo anterior, es de suma importancia mencionar que existen consecuencias por el uso continuo de fármacos, como el Ritalin cuando no está indicado. Recuerden que un educador, pedagogo, maestro, terapeuta etc, no está preparado para póder reconocer si el niño requiere de fármacos por tener problemas neurológicos, eso sólo un paidopsiquiatra, paidoneurólogo, neurofisiólogo o neurólogo especializado en problemas de conducta en niños.

Y para ello requiere de pruebas como tomografías y resonancias magnéticas del funcionamiento del cerebro.

De hecho, podemos decir que alrededor del 30% de los niños no responden a estos medicamentos.

La administración de medicamentos como el Ritalin o Cylert a niños menos de 6 años es peligroso, ya que el sistema nervioso aun no ha terminado de formarse y ni si quiera ha sido estudiado su uso para esa edad.

Los medicamentos estimulantes pueden reducir el apetito de los niños, hacer que coman menos y por lo tanto, tengan deficiencias nutricionales que afecten en otros sentidos su salud, simplemente por alterar el funcionamiento del sistema inmune. Esto se puede notar tanto en su comportamiento, como en su capacidad de aprendizaje.

Se ha comprobado que los niños medicados, son difíciles de manejar, sobre todo en la tarde y noche, que es cuando pasa el efecto del medicamento y tienen una reacción paradójica. Esto hace que los padres de familia se sientan frustrados y agotados al no saber ya cómo manejarlos. Además de que los niños tendrán dificultades para conciliar el sueño.

Estos fármacos pueden dañar el hígado, por lo que se recomienda contar con pruebas de laboratorio para tener un seguimiento si se han tomado ya.

Muchos niños que los consumen se quejan de malestar estomacal y dolores de cabeza.

Entre el 1 y 2 % presentan tics como reacción secundaria del medicamento.

Es motivo de vergüenza para muchos niños, el tener que administrarse un medicamento para estar en paz y por otro lado, creen que no podrán portarse bien si no cuentan con el medicamento.

Los estudios a largo plazo, revelan que los niños que consumen estos estimulantes, no presentan mejorías considerables, de hecho sus habilidades sociales, atléticas y de aprendizaje no mejoran.

En conclusión, muchos investigadores por su propia experiencia no recomiendan el uso de fármacos por las consecuencias que se observan, además de que no se llega al fondo del problema.

En mi opinión personal, lo mejor es revisar qué tanta atención tiene ese niño , porque muchas veces ahí está el problema.

Cuando son niños que pasan la vida frente al televisor, que no hay quien les escuche o atienda, difícilmente van a saber atender el mundo que les rodea y eso se va a reflejar en su conducta.

Por otro lado, sabemos que vivimos en un mundo lleno de estímulos y cargado de cosas que ver, esto disminuye la capacidad del ser humano de análisis y raciocinio, de comunicación e interrelación con otros.

Así que no es algo normal que en E.U. existan más de 2 millones de niños con este diagnóstico, más bien habría que revisar qué comen estos niños, cómo viven y cuál es su ambiente familiar.

Mayor información puede ser obtenida en los libros:

- Laura Stevens, Cómo ayudar a los nños con ADD/ADHD, Ed Aguilar

 

 

 

Contenido Exclusivo - Usuarios Registrados

Lo sentimos, este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Registrarte no cuesta, únicamente te pedimos algunos datos para poder ofrecerte un servicio más personalizado y darte acceso a muchos beneficios. Puedes aprender más al respecto aquí

Comentarios