Escucha lo mejor de
Excelencia Personal

Para comer mejor.

No se trata de generar miedo, preocupación o cierta obsesión, ante lo que comemos, si no ocuparnos de tomar decisiones adecuadas y atinadas, manteniendo las cosas simples.

Para mejorar el aprovechamiento de lo que comemos, podemos seguir estas recomendaciones:

1. Comer, simplemente comer.
Elegir entre una variedad de alimentos enteros que encontramos en la naturaleza, mientras más coloridos, frescos y apetitosos mejor!
 
2. Elegir un plato que incluya los vegetales crudos y cocidos.
Enfocándote en la comida que más te guste, dentro de lo sano.
Elige verduras guisadas a tu antojo.
Al menos 5 verduras del tamaño de tu mano.
 
3.Honrar a nuestros antepasados.
Recurrir a la comida tradicional y la ancestral que nos aporta información valiosa.
Como la dieta mediterránea que aporta ajos machacados y tomates cocidos o asados, aceite de oliva y los poderes antimicrobiales de los Fito  nutrientes encontrados en hierbas aromáticas, además de carnes orgánicas.
La comida asiática y caribeña aportan la combinación antiinflamatoria del jengibre, cúrcuma y el poder curativo de los chiles.
La sabia cultura milenaria de los piases escandinavos, donde la intuición aunada a la naturaleza, permitía que sobrevivieran a los fríos inviernos con vitamina D sacada de los pescados de agua fría, además de fósforo y vitamina A importante para la salud visual y piel. No es solo el rico sabor del salmón, si no la salud detrás.
 
 
4. Detectar lo que no me hace bien.    Piensa en las posibles alergias o intolerancias alimentarias presentes en ti. Puedes darte cuenta con una dieta de eliminación, quitando lo que no te cae bien. O lo que comes con frecuencia, lo que forma parte de tu dieta diaria, no necesariamente es lo que te hace bien. Hay personas que diario desayunan leche pero la pasan mal! Así que eliminándola se dan cuenta que su vida mejora. Así con el gluten, harinas o azúcares, lo importante es darnos cuenta.
 
 

Nelly Canseco

Ver publicaciones

Comentarios